22.12.08

Apareció el número 31

El viernes 19 de diciembre, durante un brindis de fin de año con lectores y amigos, presentamos nuestro número 31. La reunión fue en el Centro Cultural Raíces y actuó el grupo folklórico “Correntada”.
A continuación reproducimos el editorial del nuevo número. Para ver la tapa y el sumario, cliquear aquí.


Editorial n° 31:

Desde nuestro número anterior, dos acontecimientos han impactado en nuestro país. Uno fue la rebelión agraria contra la resolución 125 del gobierno nacional. El otro fue de orden mundial y se precipitó en la segunda mitad del año, apenas finalizado el anterior: una crisis económica y social cuyo antecedente, en cuanto a su magnitud, se remonta a la gran depresión de 1930. Todavía no podemos prever cuáles serán las consecuencias de esta crisis global, pero algo es seguro: además del hambre y la desocupación para los pueblos, ya evidentes en Europa, EEUU y el resto de América, la pelea por la hegemonía de las grandes potencias se agudizará.
El supuesto "desacople" de nuestra economía respecto de la debacle de los grandes centros financieros -tan declamado por el gobierno en un primer momento-, mostró una vez más la modalidad del doble discurso y la soberbia con que los Kirchner enfrentan los conflictos de un país en el cual el ingreso del 10% más rico de la población es 32 veces mayor al del 10% más pobre, y donde el nivel general de pobreza ronda el 30%. El viento de cola que permitió salir de la crisis de 2001 hoy no sólo no existe sino que se ha convertido en viento en contra. ¿Qué pasará en la Argentina en 2009, considerado por los analistas internacionales como el peor año de la recesión mundial que se avecina?
El gobierno K teme que se generalicen las luchas por evitar el desempleo masivo, la ruina de las pequeñas y medianas empresas, la extranjerización y concentración de la tierra, de la producción agropecuaria, etc. Para ello intenta dividir permanentemente al campo popular. En lugar de aplicar un plan productivo de carácter verdaderamente nacional y popular, prefiere manipular el Indec, etiquetar los conflictos con falsas opciones como oligarquía versus proye cto industrial, apoyo al gobierno o golpismo, obreros versus campesinos, etc.
En estas falsas opciones incurrió el grupo Carta Abierta al llamar a los intelectuales argentinos a repudiar la protesta chacarera, sin ver que pese al apoyo de un sector oligárquico, el corazón de la revuelta eran los pequeños y medianos productores que sostenían un reclamo justo. E intentó, junto a funcionarios del gobierno, vincular ese reclamo a un supuesto golpe de Estado. Al mismo tiempo que caracterizó como popular a un gobierno que detuvo y enjuició a dirigentes populares y lo continúa haciendo.
Mientras tanto, la salud pública, la educación y la cultura languidecen esperando desde hace años medidas de emergencia nunca resueltas. Las denuncias y las medidas de fuerza del personal de los hospitales, los docentes, etc., han sido permanentes en el 2008. Lo mismo sucede en Capital Federal, donde el gobierno de Macri, que entiende a la cultura como parte del negocio turístico, quiere convertir al teatro Colón en un gran shopping que permita su "autosostenimiento", y sus legisladores entorpecen la aprobación de la Pensión del Escritor, destinada a paliar la situación de indigencia de un número elevado de escritores mayores sin jubilación.
Sin embargo, los argentinos aprendimos dolorosamente lo que significa la defensa de lo conquistado. Y esto conlleva el repudio general a los golpes de Estado y a los genocidas, que lentamente van siendo enjuiciados por sus crímenes, así como la reivindicación del derecho a la protesta contra lo que perjudica al país y a su gente, incluido el derecho ganado de hacer renunciar a un gobernante que no cumple con lo prometido. También aprendimos a no dejarnos dividir en opciones artificiales cuando el objetivo común lo exige.
En relación a lo antedicho, este número de La Marea aporta análisis sobre la propia crisis, sobre la concentración monopólica en la industria editorial, la estructura agraria y el saqueo minero, además de continuar abordando aspectos del proceso emancipador ante la perspectiva del Bicentenario.

3.11.08

José Luis Mangieri

El sábado 1 de noviembre falleció en Buenos Aires el entrañable editor y poeta José Luis Mangieri. Había nacido en la misma ciudad el 14 de diciembre 1924. Fue un infatigable animador del movimiento cultural de izquierdas y luchador social. En 1962 fundó Ediciones Horizonte, que luego tomó el nombre de su colección de poesía: La Rosa Blindada. En 1964 dirigió la mítica revista del mismo nombre, de la que salieron nueve números hasta 1966, cuando fue clausurada por la dictadura de Onganía. La editorial fue cerrada a su vez por el golpe del 76 y reabierta años después.
La Rosa Blindada expresó y alimentó con textos políticos, filosóficos y literarios el pensamiento de la nueva izquierda argentina y latinoamericana –cuyas diversas organizaciones revolucionarias surgían por esos años– con obras de autores como Mao Tsetung, Vo Nguyen Giap, Ho Chi Minh, Ernesto Guevara, Antonio Gramsci, Regis Debray, Wilhelm Reich, Bertolt Brecht, Marcos Ana, Raúl González Tuñón, Juan Gelman, Octavio Getino, Beba Balvé, Fernando Alegría y muchos otros.
Hacia el fin de la última dictadura, Mangieri creó Libros de Tierra Firme, una de las principales editoriales argentinas de poesía. En 2006 fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. Como poeta, publicó “15 poemas y un títere” (1963) y “Poemas del amor y la guerra”, editado recientemente por Ediciones en Danza.
Como primer y modesto homenaje, reproducimos el reportaje que concedió a La Marea en ocasión del centenario de su admirado Raúl González Tunón. Leer aquí.

21.8.08

El nombre de Aimé Painé desplaza al Gral. Roca

Aimé Painé durante un recital organizado por la revista cultural "Nudos",
antecesora de La Marea (Bs.As. 1978).

El concejo deliberante de Ingeniero Huergo (Río Negro), reemplazó el nombre de la calle “Presidente Julio A. Roca” por el de “Aimé Painé”. Así lo dispuso en su ordenanza 358/2008, a pedido de la agrupación mapuche local “11 de Octubre”.
Aimé Painé, nacida en esa localidad el 23 de Agosto de 1943 y fallecida en Asunción del Paraguay el 10 de Septiembre de 1987, fue una reconocida cantante mapuche, infatigable difusora de su cultura y –como se señala en los fundamentos de la ordenanza–, una “acérrima defensora de los derechos mapuches en años verdaderamente difíciles”.
Otras dos calles en el país llevan su nombre, una en la ciudad de Buenos Aires y otra en la ciudad rionegrina de Río Colorado.
Entre los antecedentes de la medida, la ordenanza recuerda que en 2005 la Municipalidad de El Huecú (Neuquén) cambió la denominación de su avenida principal, que también llevaba el nombre del genocida Julio A. Roca, y pasó a llamarse “Lonko José Mañke Cayucal”, en honor a quien fuera la primera autoridad de la comunidad mapuche local y como “una reivindicación histórica, basada en la justicia y la verdad pues las comunidades mapuches sufrieron el despojo de las tierras en las que hoy se encuentra instalado el pueblo”. Así mismo, recuerda que en 2006 el Consejo Deliberante de Esquel (Chubut) sustituyó el nombre la calle “Nicanor Amaya” por el de “Desalojo del 37”, en homenaje a la comunidad mapuche que en 1937 fue violentamente desalojada de su reserva justamente por el terrateniente Nicanor Amaya con el auxilio de la policía local.
La ordenanza de Ingeniero Huergo, que se hará efectiva a partir del próximo 10 de septiembre, deja establecido además que el nombre Julio A. Roca “no será utilizado como denominación de calle alguna en el ámbito Municipal”.

Hechos como estos muestran un avance en la consolidación de la memoria y la verdad históricas, producto de las luchas reivindicativas de los pueblos originarios. La Marea lo celebra, en particular en el caso de Aimé Painé, una querida amiga con quien hemos confluido en diversas actividades y movimientos culturales hasta su prematura y lamentada partida.

24.7.08

Se rindió homenaje a Libertad Demitrópulos

El sábado 19 de julio, al cumplirse diez años de su fallecimiento, se realizó en la Casa de la Lectura de la ciudad de Buenos Aires un homenaje a la destacada escritora argentina Libertad Demitrópulos, quien fuera miembro del equipo asesor de nuestra revista.

Nacida en 1922 en Libertador Gral. San Martín, provincia de Jujuy, es autora del libro de poemas “Muerte, animal y perfume” (cuya reedición por Ediciones Del Dock se presentó durante el acto) y de las novelas “Los comensales”, “Río de las congojas”, “La flor de hierro”, “Sabotaje en el álbum familiar” y “Un piano en Bahía Desolación”. Publicó también una biografía de Eva Perón. Recibió el Primer Premio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires y el Premio Boris Vian (1997). Falleció en la ciudad de Buenos Aires el 19 de julio de 1998.

Durante el homenaje organizado por su hija Marcela Giannuzzi, disertaron las escritoras Nora Domínguez, Liliana Heer, Graciela Maturo y Angela Pradelli. Se proyectó un video dedicado a su vida y su obra, y se leyeron partes de sus textos. El acto fue coordinado por la directora de la casa, Susana Villalba.

15.7.08

El conflicto agrario

La Marea organizó una charla sobre “El conflicto agrario en la Argentina dependiente, una visión histórica”, a cargo del profesor Claudio Spiguel. Se realizó el viernes 4 de julio a las 19 horas en el Centro Cultural Raíces de la Ciudad de Buenos Aires.
"A raíz de los grandes interrogantes y problemáticas que alumbra el conflicto agropecuario -explicó Spiguel-, vimos con los compañeros de la revista La Marea la necesidad de aportar elementos y fundamentos, desde una perspectiva histórico-social de la sociedad argentina, para esclarecer el trasfondo de este conflicto; estudiarlo en el seno de la sociedad argentina, y ubicando al agro en el conjunto del proceso económico y social nacional". Seguir leyendo.

9.6.08

Editorial N° 30 - Junio 2008

A cien años del nacimiento de don Atahualpa Yupanqui evocamos su sentir, su decir y su andar. En Cosquín, en la Feria del Libro y también en esta edición de La Marea, recordamos al querido “trovero de artes olvidadas” -como se definía a sí mismo-, que supo extraer su música y su poesía de lo más profundo y sentido de nuestro pueblo, recorriendo las sendas más recónditas de la patria. Algunos de los integrantes de La Marea compartimos sus últimos años, tanto en la lucha antidictatorial con el Movimiento de Reconstrucción y Desarrollo de la Cultura Nacional, como en el Movimiento por la Verdadera Historia, que organizó los contra-festejos del quinto centenario de la conquista española, y en la revista Nudos en la cultura argentina, de la que tomamos uno de los artículos reproducidos en este número. Nadie graficó mejor que él -peón, cronista, poeta- la explotación de nuestros paisanos, nuestra gente pobre del campo al decir: “las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas”. O al cantar: “trabajo, quiero trabajo”… Cuánta vigencia adquieren hoy estas imágenes cuando vemos con dolor que no sólo las vaquitas y las tierras, sino también el petróleo, la minería y otros recursos naturales nos son ajenos; que gran parte de lo que producimos se nos va en el pago de una deuda externa ilegítima y fraudulenta, en las prebendas de las empresas monopólicas extranjeras y en los intereses mezquinos de una elite agroexportadora que nos convierte en soja-dependientes, con lo que se destruyen las posibilidades de trabajo, de producción autónoma, de independencia económica. Y así, destruyendo la base, deterioran la cultura y la identidad de nuestro pueblo.Esto preocupa más aún cuando la política del actual gobierno profundiza la dependencia, privilegia a los grandes pools exportadores, cumple con la deuda contraida por la dictadura y acrecentada por los gobiernos posteriores, y aplica recetas históricamente repudiadas por el pueblo que favorecen a los capitales extranjeros. A la vez, reduce con sus “ajustes” el presupuesto de salud y educación, retrasa los salarios, mantiene el impuesto del IVA al consumo en el 21%, y acelera el proceso inflacionario. Además, aplica en forma indiscriminada impuestos y retenciones a sectores agrícolas que tienen características productivas y económicas disímiles, afectando principalmente a los pequeños y medianos productores, a los trabajadores y pobres del campo, lo que ha provocado el estallido agrario y el reclamo federalista de las provincias. Los casos de corrupción son encubiertos, al tiempo que se avanza en proyectos como el del “tren bala” mientras se profundiza el deterioro de la red ferroviaria, privatizada y subsidiada. Por otra parte, el gobierno no hace nada por acabar con la trenza represiva dictatorial que secuestró y mantiene desaparecido impunemente a Julio López, al tiempo que reprime y encarcela a luchadores populares. Estos temas no son ajenos a la cultura, a sus trabajadores, a los artistas e intelectuales que como decía Atahualpa, deben estar con los de su lado “cinchando tuitos parejos/ pa hacer nuevo lo que es viejo/ y verlo al mundo cambiao”. Por ello, resulta importante confluir en la unidad de todos los sectores oprimidos y explotados, para satisfacer las necesidades más urgentes de cada sector. Hay mucha experiencia acumulada por el movimiento popular que no se puede enajenar, como sus prácticas de organización y lucha, con sus modos asamblearios que desde 2001 están presentes en todo tipo de conflicto, desde problemas barriales hasta el paro agrario, los trabajadores de Firmat o los manifestantes ambientalistas. El tema de la tierra y la producción agropecuaria (ver número anterior), es uno de los tantos que nos interesa tratar, por eso está presente también en este número con una nota que alerta sobre los peligros de los desmontes en los bosques del NOA. Otro problema que ponemos en debate es el de la creación de música popular en el marco de la globalización y monopolización de las industrias culturales. Atahualpa Yupanqui asistió durante su vida a gestas fundamentales de nuestro pueblo por su liberación. Fue acunado por la Semana Roja de 1909, escuchó el Grito de Alcorta en 1912, conoció los cambios de la Reforma Universitaria y, siendo joven, se estremeció con la Semana de Enero de 1919 y con la Patagonia Rebelde. Más tarde, con las huelgas de la construcción en 1936, y llegó a conocer las primeras puebladas de los noventa. Aún hoy, los sufrimientos de nuestra gente, que sus versos describen, no se erradicaron. Sin embargo, como afirma la declaración “A doscientos años de la Revolución de Mayo, hacia la segunda y definitiva independencia” (presentada en un acto de La Marea en la Feria del Libro 2007), “nuestro pueblo no ha resignado la búsqueda de las verdaderas transformaciones políticas y económicas que eliminen de raíz los males que lo empobrecen. Los argentinos queremos recobrar los resortes claves de nuestra economía y de la política. Y en cada una de las batallas que libramos en este camino debemos rescatar el espíritu de Mayo y evitar que sea nuevamente desviado de su objetivo. Recuperar la verdadera historia implica que el debate y el balance estén en manos del pueblo, para concretar lo que hasta ahora no se hizo”.

16.5.08

Nuestro homenaje a Atahualpa en la Feria

El panel: Cristina Mateu, José Ceña, Suma Paz y Josefina Racedo.
El jueves 1º de mayo, en el marco de la 34a Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, y con el auspicio del stand de la distribuidora Catari, nuestra revista organizó un homenaje a don Atahualpa Yupanqui a cien años de su nacimiento. Fue el primer homenaje que se le rindió este año en la Feria.
En la sala “Jorge Luis Borges”, una de las más grandes del predio, los folkloristas Suma Paz, José Ceña, y la investigadora Josefina Racedo brindaron recuerdos personales sobre el artista homenajeado, así como reflexiones acerca de su magnífica obra, en un panel que estuvo coordinado por la profesora Cristina Mateu, secretaria de redacción de La Marea.
A continuación, actuaron dos de los propios panelistas, Suma Paz y José Ceña, además del eximio guitarrista Carlos Martínez. Los tres artistas interpretaron, en forma individual, distintos temas de Yupanqui, seguidos con atención reconcentrada por el numeroso público, y muy aplaudidos.

Suma Paz durante su actuación.

27.2.08

La Marea en la 34a Feria del Libro

La Marea ha sido seleccionada nuevamente por la Fundación El Libro para integrar el stand oficial de revistas culturales de la próxima 34.a Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. El mismo estará ubicado en el Pabellón Azul del Predio La Rural, desde el 21 de abril hasta el 12 de mayo de 2008.
.
Así mismo, como todos los años, la revista estará presente en el stand de la Distribuidora Catari y realizará su acostumbrada presentación en la Feria, esta vez con un acto en homenaje a don Atahualpa Yupanqui en el año de su centenario.
.
El acto será el 1º de mayo a partir de las 16.30 hs. en la Sala Jorge Luis Borges. Se iniciará con un panel de memorias y reflexiones sobre el maestro que estará integrado por Suma Paz, Miguel Gutiérrez y Josefina Racedo, coordinado por Cristina Mateu. Luego actuarán músicos invitados: entre ellos la propia Suma Paz además de José Ceña y Carlos Martínez.
.
Nuestra presentación en la Feria 2007. Fue un encuentro de música y cultura popular en el que se dio a conocer la convocatoria a un Movimiento por la Segunda y Definitiva Independencia. (Los artistas saludan en el escenario. )

5.2.08

La Marea en Cosquín

Del 19 al 27 de enero se desarrolló en la ciudad de Cosquín, provincia de Córdoba, el 48° Festival Nacional de Folklore y Canto Popular. Simultáneamente, el municipio local organizó el 22° Congreso del Hombre Argentino y su Cultura, el 7° Encuentro Nacional de Poetas con la Gente y la 4º Feria del Libro. Además del público más diverso, asistieron numerosos docentes, artesanos, poetas y trabajadores de la cultura de todo el país.
Desde hace una década, La Marea desarrolla en Cosquín distintas actividades culturales, peñas, etc., gracias al esfuerzo de compañeros y amigos, y a la participación de artistas, músicos e intelectuales que apoyan sus iniciativas. Este año las actividades se concentraron en el Congreso del Hombre Argentino, coordinado por Mirtha Presas, cuya mesa de cierre estuvo integrada por el antropólogo Norberto Cirio, la psicóloga Alicia Presas y la secretaria de redacción de nuestra revista, Cristina Mateu, quien expuso sobre “Los cultores populares, el trabajo y la producción cultural”.
En el mismo marco del cierre del Congreso y del Encuentro de Poetas, La Marea tuvo asignada la Escuela Roca, frente a la plaza de artesanos, donde realizamos, el sábado 26 a las 21 hs, la presentación de nuestro número 29 con un festival musical. En el amplio patio de la escuela estuvo montado el escenario bajo el lema “A cien años del nacimiento de Atahualpa Yupanqui – A cuarenta años del asesinato del Che Guevara”, y dispuestas las sillas para acomodar a las 500 personas que eligieron estar allí entre las distintas opciones que ofrecía Cosquín.
Presentados por el actor Humberto Lío (integrante de la casa cultural La Calle Larga, de Avellaneda), actuaron el grupo de ballet folclórico de Paraná Apei-me (“aquí estoy”), el dúo de canto Enarmonía y el cantautor Joselo Shuap. Litoraleños todos ellos, expresaron con su canto y danzas el sentir de la lucha por la defensa de los recursos naturales contra la contaminación de mineras y pasteras extranjeras.
A continuación se presentó la actriz e integrante del consejo asesor de nuestra revista Luisa Calcumil, quien con sus cantos y relatos bellísimos hizo presente a la cultura mapuche, sus sentimientos, luchas y esperanzas, siendo merecidamente vitoreada y aplaudida.
Luego de la actuación del grupo de canto y danza del Centro Cultural La Angostura, de Rosario, se presentó Rafael Amor quien ofreció canciones tan esperadas por el público como “Olor a goma quemada”, “Fuentealba, Fuenteovejuna” o “Globalizados”, así como otros temas que interpretó junto el dúo Enarmonía y también con sus hijos Salvador y Natalia, quienes ya lo habían acompañado días antes en el escenario “Atahualpa Yupanqui” de la plaza Próspero Molina, escenario mayor del Festival Nacional. También participó del acto la artista plástica rosarina Stella Cipriani, quien expuso un mural gigantográfico titulado “Sin garantías”.
-
(En la foto, el stand de la revista en el Congreso del Hombre Argentino.)