21.8.08

El nombre de Aimé Painé desplaza al Gral. Roca

Aimé Painé durante un recital organizado por la revista cultural "Nudos",
antecesora de La Marea (Bs.As. 1978).

El concejo deliberante de Ingeniero Huergo (Río Negro), reemplazó el nombre de la calle “Presidente Julio A. Roca” por el de “Aimé Painé”. Así lo dispuso en su ordenanza 358/2008, a pedido de la agrupación mapuche local “11 de Octubre”.
Aimé Painé, nacida en esa localidad el 23 de Agosto de 1943 y fallecida en Asunción del Paraguay el 10 de Septiembre de 1987, fue una reconocida cantante mapuche, infatigable difusora de su cultura y –como se señala en los fundamentos de la ordenanza–, una “acérrima defensora de los derechos mapuches en años verdaderamente difíciles”.
Otras dos calles en el país llevan su nombre, una en la ciudad de Buenos Aires y otra en la ciudad rionegrina de Río Colorado.
Entre los antecedentes de la medida, la ordenanza recuerda que en 2005 la Municipalidad de El Huecú (Neuquén) cambió la denominación de su avenida principal, que también llevaba el nombre del genocida Julio A. Roca, y pasó a llamarse “Lonko José Mañke Cayucal”, en honor a quien fuera la primera autoridad de la comunidad mapuche local y como “una reivindicación histórica, basada en la justicia y la verdad pues las comunidades mapuches sufrieron el despojo de las tierras en las que hoy se encuentra instalado el pueblo”. Así mismo, recuerda que en 2006 el Consejo Deliberante de Esquel (Chubut) sustituyó el nombre la calle “Nicanor Amaya” por el de “Desalojo del 37”, en homenaje a la comunidad mapuche que en 1937 fue violentamente desalojada de su reserva justamente por el terrateniente Nicanor Amaya con el auxilio de la policía local.
La ordenanza de Ingeniero Huergo, que se hará efectiva a partir del próximo 10 de septiembre, deja establecido además que el nombre Julio A. Roca “no será utilizado como denominación de calle alguna en el ámbito Municipal”.

Hechos como estos muestran un avance en la consolidación de la memoria y la verdad históricas, producto de las luchas reivindicativas de los pueblos originarios. La Marea lo celebra, en particular en el caso de Aimé Painé, una querida amiga con quien hemos confluido en diversas actividades y movimientos culturales hasta su prematura y lamentada partida.