27.7.16

Jornada patriótica y popular por la segunda y definitiva Independencia



Se realizó el jueves 7 de julio una conmemoración popular, antiimperialista y democrática en la Plaza San Martín de San Miguel de Tucumán, convocada por el Movimiento por la Segunda y Definitiva Independencia. La Marea adhirió y estuvo presente. Hubo una multitudinaria marcha, un encuentro de artistas populares y un foro de parlamentarios y referentes sociales. El Foro emitió un documento reproducido a continuación: 

Declaración del Foro Patriótico y Popular

A 200 años de nuestra independencia los que nos reunimos en esta histórica ciudad de Tucumán, convocados por el Movimiento por la Segunda y Definitiva Independencia, queremos expresar en esta declaración nuestra decisión de continuar en la lucha por realizar las tareas inconclusas en el camino de resolverlas para lograr la verdadera independencia de nuestra Patria.
Hemos llegado a estos 200 años con luchas y haciendo nuestra historia con logros y pérdidas pero firmes en sostener el anhelo de ser un país libre e independiente. Por eso reafirmamos como dijeron los patriotas en 1816,
…que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojados, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando séptimo, sus sucesores y metrópoli.
El 19 de julio de 1816, después de una sesión secreta, el texto agregó que nos hacíamos independientes de cualquier nación de la Tierra.
Dos cosas para destacar: Provincias Unidas en Sudamérica, origen y destino de Patria Grande. No hay posibilidad de liberación sin los pueblos del continente, sin sus pueblos originarios que encarnaron las banderas emancipadoras en los ejércitos de Bolívar, San Martín, Artigas, Güemes, Juana Azurduy, Monteagudo y Andresito Guacurarí.
Y la segunda, remar contra la corriente del poder hegemónico. En aquel momento, Carlos María de Alvear había ofrecido estos arrabales del mundo a Inglaterra, primero, y después a Portugal y España. Vendía la sangre derramada en praderas, barrancas y montañas. Las actuales clases dominantes continuadores de los sectores que hegemonizaron el proceso emancipador nos continuaron subordinando a distintas potencias imperialistas.
Sin embargo, aquellos congresales decidieron la independencia. Inventar un país desde lo propio y a pesar de los factores externos que amenazaban el sueño colectivo inconcluso de la igualdad.
El proyecto político de la Revolución de Mayo estaba en el llamado Plan de Operaciones escrito por Mariano Moreno: independencia con igualdad. El gran objetivo de Belgrano, San Martín, Güemes, Artigas, Monteagudo, Castelli, Juana Azurduy y el mismísimo primer desaparecido de la historia política, el ya mencionado Moreno.
Porque para vivir con gloria hay que poner en el trono de la vida cotidiana a la noble igualdad.
Esta realidad actual donde lejos de la igualdad deseada se han profundizado las enormes diferencias entre un pueblo que sufre la desocupación, el hambre y la imposibilidad de realización colectiva y un puñado de terratenientes y burgueses intermediaros que acumulan enormes riquezas entregando el país y explotando a las grandes mayorías.
Esto nos impone tareas concretas que exigen la más amplia unidad patriótica y popular que hoy nos ha convocado.
Para ser felices hay que lograr hacer realidad aquellas dos palabras que han unificado a los más avanzados de nuestros patriotas, la independencia definitiva y la igualdad.
200 años después, siguen vigentes aquellos sueños acunados en mayo de 1810, junio de 1815 y julio de 1816: independencia con igualdad. Lo que conmemoramos el 9 de julio, en definitiva, es tomar conciencia que nosotros debemos ser protagonistas de aquellos sueños.
Hoy, como hace 200 años, el anhelo colectivo inconcluso de la igualdad nos convoca: porque no hay posibilidad de liberación sin el protagonismo de todos los pueblos y naciones del continente y sin sus pueblos originarios.

NI AMO VIEJO, NI AMO NUEVO, NINGUN AMO


Nuestra directora Josefina Racedo habla durante la marcha callejera.

No hay comentarios: